Temporada de moras (II): tintes naturales con moras silvestres (y #blogersando)

Hace unos días os contábamos que estuvimos recogiendo moras en familia, y os prometimos tres ideas que se nos ocurrieron para hacer con ellas. La primera era la receta de una deliciosísima mermelada de moras casera, y hoy vamos marchando con la segunda.

CAPÍTULO II: TINTES NATURALES CON MORAS SILVESTRES

Seguro que nadie se sorprende si les hablan del poder tintóreo de las moras. Casi todxs nos hemos manchado alguna prenda de morado comiendo estos frutos, y luego no habrá habido manera de sacar la mancha. ¿Y por qué no utilizar esta explosión de color para teñir algo?

Ya sabéis que nos fascina todo el proceso de teñir con plantas, por eso nos hemos animado a teñir tres piezas de seda que os mostramos a continuación:

En primer lugar teñimos un fular de seda 100% en el que hemos obtenido un suave tono rosado:

Fular de seda rosa teñida con moras

En la siguiente pieza, un chal de seda 100%, intentamos conseguir un tono algo más oscuro que en el fular, para lo que mantuvimos la seda durante más tiempo en el tinte:

Chal de seda rosa teñida con moras

Por último modificamos el tinte con sulfato de hierro. Así los rosas y morados se transforman como por arte de magia en un precioso gris azulado, que nos tiene loquitas de amor. Además, empleando la técnica del shibori, hemos conseguido un elegante efecto marmolado en este chal de seda 100%.

Fular de seda gris teñida con moras

Fular de seda gris Tintes naturales

Tintes naturales con moras silvestres

Somos unas frikis de los tintes naturales. Por eso cuando en Blogersando anunciaron que el tema para septiembre eran las frutas, lo vimos clarísmo: nuestro hueco en el juego tendría que ser tiñendo con frutas.

Y con esto ya sólo nos queda un post para cerrar nuestra trilogía con las moras. ¡Permanezcan atentos a sus pantallas!

Anuncios

Tiñendo con plantas: color mostaza

Antes de hablaros sobre tintes naturales y tejidos, me gustaría contaros una historia.

Hace unos días, mientras preparaba un tinte con elementos naturales, llegué a este post de La tienda de dibus en el que Laura reflexiona sobre el paso del tiempo con la excusa del incio de la primavera y de unas flores amarillas. Y resulta que la aulaga, unas flores amarillas primas hermanas de las suyas, era lo que yo estaba utilizando para teñir. No es más que una casualidad intrascendente, como cuando descubres que alguien a quien conoces ha vivido en tu barrio o ha estudiado lo mismo que tú. No lleva a nada más que exclamar un ¡Anda! y tal vez a unos minutos de conversación sobre el tema. Pero me hace gracia que en esta vida 2.0 en la que estamos sumidos, las conexiones y casualidades se produzcan con gente que está a cientos de kilómetros y a la que ni siquiera conoces.

El resultado de esa cacerola en la que mezclamos flores y seda, y de algún otro puchero más, ha sido una pequeña colección de fulares y chales en color mostaza, uno de los colores imprescindibles para la temporada, que podéis ver a continuación.

De la cacerola de la casualidad surgió este bonito fular en seda 100% teñido de manera artesanal con aulaga:

tinte_natural_04_gs

Quisimos matizar el tono obtenido con la aulaga y oscurecerlo levemente. Utilizando cebolla, helecho y sulfato de hierro, conseguimos este bonito chal de seda 100% con un suave efecto amarmolado:

tinte_natural_03_gsCsFe

tinte_natural_02_gsCsFe

Otra manera de conseguir los tonos mostaza tiñendo con plantas es usando cúrcuma y sulfato de hierro, elementos naturales con los que teñimos el último fular, también en seda 100% y con un elegante efecto amarmolado.

tinte_natural_05_cursFE

tinte_natural_06_cursFE

Se pueden obtener multitud de colores tiñendo con plantas u otros elementos naturales, nosotras ya os hemos mostrado algunos ejemplos. Nuestra pequeña colección de fulares y chales de seda 100% teñidos de manera artesanal son prueba de que no hay necesidad de renunciar ni a los colores de temporada ni a una forma diferente y sostenible de teñir.

tinte_natural_07_mostaza

Y si a estas alturas del post, sigues sin saber qué es la aulaga, pues aquí te la presento. ¿A que la habías visto mil veces y nunca imaginaste que se podría utilizar para teñir?

aulaga

Más colores naturales

Los productos químicos están tan presentes en nuestra vida que a veces se nos olvida que, hasta hace no mucho tiempo, la única manera de conseguir dar color a los tejidos era utilizando los pigmentos de las plantas. Tal vez por esta falta de memoria nos seguimos sorprendiendo cada vez que preparamos una cazuela, cocemos unas cuantas hojas y obtenemos un tono nuevo. La cantidad de colores que podemos conseguir con elementos naturales, humildes y cercanos, es inimaginable. Y además conseguimos alejar alguna que otra sustancia tóxica de nuestra piel. En definitiva, lo natural mola más.

En las fotografías podéis ver chales y fulares de seda teñidos con lombarda, eucalipto modificado con hierro, índigo, naranja, castaño de indias y lavanda, que añadiremos a nuestra pequeña colección de pañuelos de seda teñidos con plantas mientras decidimos qué hacer con ellos (¿los pintamos o los dejamos así?) y que esperamos que os gusten tanto como a nosotras.

Colores naturales

No hay nada como trabajar con elementos naturales. Tejidos como la seda nos permiten utilizar una gran variedad de plantas tintóreas, con las que conseguimos piezas realmente especiales, con colores sorprendentes que aparecen de los pucheros como si se tratase de brujería.

Estos fulares han sido teñidos con palo campeche, cochinilla, índigo, zanahoria, eucalipto, castaño de indias, paraguaya, naranja y cantueso, con los que hemos obtenido unos bonitos colores de base. Posteriormente hemos pintado algunos de los fulares a mano. El resultado: pañuelos únicos e irrepetibles.

Lamentablemente, no hemos conseguido recoger todos los matices de los colores en la fotografía, así que lo mejor será que veáis los pañuelos en persona =)

Tiñendo con cerezas

Nos gusta teñir con plantas y elementos naturales. Encontramos información muy inspiradora en algunos blogs, y nos hemos lanzado a la piscina para experimentar con un tinte de cerezas. Utilizamos alumbre y cremor tártaro como mordientes, y modificamos el color original con diferentes cantidades de bicarbonato de sodio, con el que obtuvimos unos tonos más azulados. En las fotografías podéis ver el bonito color de los tintes y el resultado en pañuelos de gasa de algodón.

tintes_cereza

Pañuelos_cereza