Tiñendo con plantas: color mostaza

Antes de hablaros sobre tintes naturales y tejidos, me gustaría contaros una historia.

Hace unos días, mientras preparaba un tinte con elementos naturales, llegué a este post de La tienda de dibus en el que Laura reflexiona sobre el paso del tiempo con la excusa del incio de la primavera y de unas flores amarillas. Y resulta que la aulaga, unas flores amarillas primas hermanas de las suyas, era lo que yo estaba utilizando para teñir. No es más que una casualidad intrascendente, como cuando descubres que alguien a quien conoces ha vivido en tu barrio o ha estudiado lo mismo que tú. No lleva a nada más que exclamar un ¡Anda! y tal vez a unos minutos de conversación sobre el tema. Pero me hace gracia que en esta vida 2.0 en la que estamos sumidos, las conexiones y casualidades se produzcan con gente que está a cientos de kilómetros y a la que ni siquiera conoces.

El resultado de esa cacerola en la que mezclamos flores y seda, y de algún otro puchero más, ha sido una pequeña colección de fulares y chales en color mostaza, uno de los colores imprescindibles para la temporada, que podéis ver a continuación.

De la cacerola de la casualidad surgió este bonito fular en seda 100% teñido de manera artesanal con aulaga:

tinte_natural_04_gs

Quisimos matizar el tono obtenido con la aulaga y oscurecerlo levemente. Utilizando cebolla, helecho y sulfato de hierro, conseguimos este bonito chal de seda 100% con un suave efecto amarmolado:

tinte_natural_03_gsCsFe

tinte_natural_02_gsCsFe

Otra manera de conseguir los tonos mostaza tiñendo con plantas es usando cúrcuma y sulfato de hierro, elementos naturales con los que teñimos el último fular, también en seda 100% y con un elegante efecto amarmolado.

tinte_natural_05_cursFE

tinte_natural_06_cursFE

Se pueden obtener multitud de colores tiñendo con plantas u otros elementos naturales, nosotras ya os hemos mostrado algunos ejemplos. Nuestra pequeña colección de fulares y chales de seda 100% teñidos de manera artesanal son prueba de que no hay necesidad de renunciar ni a los colores de temporada ni a una forma diferente y sostenible de teñir.

tinte_natural_07_mostaza

Y si a estas alturas del post, sigues sin saber qué es la aulaga, pues aquí te la presento. ¿A que la habías visto mil veces y nunca imaginaste que se podría utilizar para teñir?

aulaga

Shibori

El shibori es una antigua técnica de decoración de tejidos japonesa que consiste en reservar espacios antes de teñir la prenda mediante diferentes sistemas como plegados, cosidos o atados. Los Reyes Magos nos han regalado un libro para seguir ampliando nuestros conocimientos sobre esta técnica, como os contamos aquí, aunque anteriormente ya habíamos utilizado el shibori para realizar algún trabajo. Las posibilidades de estas técnicas son casi infinitas, ya que pequeñas variaciones en la manera de plegar o en la distancia entre las puntadas, por ejemplo, hacen que los resultados finales sean muy diferentes.

Para empezar a enseñaros todo lo que se puede hacer con el shibori, hemos elegido este fular de seda 100% en el que hemos reservando espacios con cosidos, es decir, con la técnica llamada shibori kawamaki. Mediante los cosidos conseguimos que sólo determinadas partes del pañuelo queden expuestas al tinte, y además logramos una textura rizada en la seda única. ¡Esperamos que os guste!

shibori03

Hemos sido muy buenas

¡El día 6, cuando nos despertamos, teníamos los zapatos llenos de regalos! Los Reyes Magos se han portado muy bien con las Colibríes, y es que no merecemos menos 😉

Mirad qué libro más estupendo para seguir aprendiendo sobre shibori. Pronto os enseñaremos en qué consiste esta técnica con algunos trabajitos que ya tenemos listos, y con todo lo que pensamos hacer con este regalazo.

Y luego nos hemos auto-regalado un preciosísimo pañuelo, que nosotras mismas hemos teñido y texturizado con la técnica de la crisálida, en tonos azules y malvas. ¡Nos encanta!

crisalida04

crisalida05

Bourette de seda

El frío ha llegado con fuerza y hay que abrigarse bien. Y para estar calentitas, nada mejor que este fular y esta bufanda tubular pintados a mano que os presentamos hoy. Ambos están elaborados con bourette de seda 100%, un material muy interesante: por un lado tiene todas las ventajas de una fibra natural, con  las que evitamos cualquier problema cutáneo o de alergias, y por otra parte tiene un aspecto más informal, perfecto para usar a diario.

Hemos pintado el fular mezclando tonos berenjena, grises, turquesa, amarillos y carmín. ¿Quién dijo que el invierno tenía que ser gris?

Para la bufanda tubular hemos combinado un tono berenjena con un color carmín, que se han ido entremezclando en el proceso de estampación y con los que hemos conseguido este bonito efecto de veteado.

¡Esperamos que os gusten! Como siempre, los hemos hecho con mucho cariño =)

Tiempo de fulares

¿Os habéis dado cuenta que cuando empieza el frío huele diferente? El otoño ya está aquí, y nos trae muchas sensaciones agradables: escuchar cómo crujen las hojas caídas al pisarlas, saltar sobre los charcos con botas de goma, o sentirnos reconfortadas al abrigarnos. Para estos primeros días de frío nada mejor que este fular de gasa de algodón, con un tacto muy agradable, pintado a mano en tonos azules, grises y amarillos.

Tiñendo con cerezas

Nos gusta teñir con plantas y elementos naturales. Encontramos información muy inspiradora en algunos blogs, y nos hemos lanzado a la piscina para experimentar con un tinte de cerezas. Utilizamos alumbre y cremor tártaro como mordientes, y modificamos el color original con diferentes cantidades de bicarbonato de sodio, con el que obtuvimos unos tonos más azulados. En las fotografías podéis ver el bonito color de los tintes y el resultado en pañuelos de gasa de algodón.

tintes_cereza

Pañuelos_cereza